Episodio 4 – El tesoro y la ciudad de Buclés


Capítulo 10 – Descenso por el río

Alan y Zumby empiezan a ver la “Fortaleza de Funciones”, pero no solo eso, también ven una gran ciudad en el camino hacia la fortaleza y un río que baja por la montaña y continúa por los prados hasta llegar al muelle de la ciudad.

Zumby recuerda en ese momento que tiene guardado un programa para crear una balsa con materiales de la naturaleza, por lo que Alan decide que la mejor forma de llegar a la ciudad será descendiendo por el río. Cuando le carga el programa a Zumby, éste se pone manos a la obra y en apenas una hora tiene preparada una balsa para dos personas, ¡con remos y todo!.

Alan no puede remar solo y le pide a Zumby que reme con él, ya que parece que la barca está preparada para que se pueda remar con las ruedas de Zumby. Sin embargo, hay un problema, cuando le carga un programa para remar solo da una vuelta y se queda parado. Este programa tiene un error.

Reto 4.1
Tenemos que crear un programa que repita sin parar una orden hasta que ocurra algo, como que lleguemos al puerto. ¿Qué es lo que nos hace falta? ¿Qué deberíamos decirle a nuestro robótico ayudante para que nos lleve sin tener que ejecutar el programa continuamente?

Capítulo 11 – El pirata de Buclés

Por fin llegan a la ciudad de Buclés. Alan amarra la balsa en el muelle y ambos pisan tierra firme. Aquí la gente parece repetir la misma acción una y otra vez. Los tenderos no dejan de gritar el precio de sus productos y los campesinos dan vueltas a la manzana sin parar. Alan y Zumby se fijan en un marinero que está sacando brillo a su pata de palo, luego la mete en el barro y luego vuelve a limpiarla y darle brillo. Se acercan a hablar con él y les cuenta que es un pirata y que sabe dónde hay un tesoro que puede serle útil a nuestra mascota robótica, pero que él no se atreve a ir. Les da un mapa y un componente nuevo, un “Zumbador” para que Zumby pueda emitir sonidos. Antes de que nuestros protagonistas salgan corriendo a por el tesoro, el pirata les grita que los sonidos muy agudos ahuyentan a las avispas.

¡Vamos en busca del tesoro!

abejas-mod

Reto 4.2
Ya estáis en el prado donde se supone que está el tesoro, pero… ¡está lleno de avispas! ¡Con razón no se atrevía el pirata! Antes de iniciar el camino, tenemos que programar a nuestra mascota para que suene siempre que vayamos por los caminos llenos de avispas. Si pitamos una sola vez, las avispas vuelven rápidamente a picarnos. Por tanto, ¿qué tendremos que utilizar para programar algo que se repita?

Por fin llegan al cofre del tesoro y al abrirlo… ¡encuentran unos magníficos brazos para Zumby! Y también unos miniservos para hacerlos funcionar, que son otro tipo de motor electrónico pensado para moverse 180º, es decir, la mitad de una circunferencia.

Capítulo 12 – El último obstáculo

Alan y Zumby van en dirección a la fortaleza. Cada vez la ven más cerca y parece que aún no hay señales del Ejército de la Calavera Eléctrica, pero no todo podían ser buenas noticias, de pronto aparece un gran precipicio en el camino a la fortaleza. Alan mira alrededor y ve una cantera de piedra caliza, donde los trabajadores de Buclés obtienen enormes piedras perfectamente cuadradas de 2 metros de lado. También ve amontonados muchísimos cubos de piedra y se le ocurre que quizás pueda bajar el precipicio con ellas.

Actividad 4.3

Reto 4.3
Las piedras pesan mucho y no puedes con ellas, pero Zumby sí puede. Tienes que programarlo para que haga una escalera de rocas y así poder bajar, pero no puedes ver la profundidad del barranco para calcular cuántas rocas hay que poner por columna, por lo que tendrás que decirle que pare cada vez que haya menos de 2 metros de distancia desde donde estáis hasta las piedras para poder bajar al siguiente escalón.

Por fin consiguen bajar con la escalera que han creado y retoman el paseo por el sendero que acaba en la fortaleza.

Fin del episodio 4