ks-y-my

ks-y-my

Entre 2003 y 2009 los talibanes de Pakistán prohibieron la educación a las niñas. Malala Yousafzai (Pakistán, 1997), apoyada por su padre, empezó su lucha reivindicando la importancia de que las niñas como ella accedieran a estudiar. Con 13 años ya era una blogger potente. En 2012, con quince años, fue víctima de un atentado muy grave por parte de una organización que, todavía hoy, prohíbe su educación. La comunidad internacional se volcó en apoyarla. Fue repatriada a Inglaterra para ser tratada en un hospital y tener acceso a la educación que todas merecen. Malala finalizó su recuperación hace menos de un año. No ha dejado de apoyar la causa y su lucha se conoce en todo el mundo. Hoy, en Oslo, su labor ha sido reconocida. Malala ha recibido el Premio Nobel de la Paz 2014 junto al activista indio Kailash Satyarthi, por los derechos de los niños por apoyar el acceso legítimo a la educación, tanto de los más pequeños como de los jóvenes.

Además, este Nobel de la Paz tiene una importancia especial por los siguientes motivos:

• Por apoyar la educación infantil. Hay 57 millones de niños no escolarizados en estos momentos, siendo las niñas las más afectadas
• Por fomentar la esperanza y el coraje entre los jóvenes en una época de crisis.
• Por apoyar esta causa, premiando a una niña de 17 años, cuando la media de edad de los laureados con el Premio Nobel de la Paz es de 61 años.
• Por ser un premio compartido. Solo un 25% de los Premios Nobel de la Paz han sido compartidos.
• Por premiar a una mujer. Solo hay 16 mujeres entre los 128 premiados con el Nobel de la Paz.
• Por Gandhi. Estuvo nominado 5 veces y nunca fue premiado. Su lucha pacífica está muy en la línea de Kailash Satyarthi.

El Premio Nobel de la Paz ha sido, en muchas ocasiones, muy controvertido. La Declaración Universal de los Derechos Humanos del 10 de diciembre de 1948, establece en su Art. 26.1 que “Toda persona tiene derecho a la educación”. Desde bq luchamos cada día para mejorar la calidad de la educación acompañando a los niños a ampliar sus conocimientos en tecnología y dando a conocer sus cualidades para potenciar las habilidades del hombre. Malala también contribuye a esto, tal y como ha demostrado hace unas horas cuando ha apoyado en su web oficial la iniciativa The Hour of Code.

Por todas estas razones queremos felicitar a Kailash y, especialmente, a Malala por hacer de su causa de vida algo que nos ayuda a mejorar a todos. Gracias.

Un comentario