competencias-clave

Todas las personas precisan determinadas competencias para su realización y desarrollo personal y social. Llamamos competencias clave a aquellas son aquellas que están incluidas dentro del currículo oficial. Este modo de trabajar y de evaluar se adapta mejor a las exigencias que nos encontramos en el siglo XXI.

Tradicionalmente la educación se ha orientado a la enseñanza de saberes, definiendo los contenidos necesarios para desempeñar los puestos laborales del momento. Sin embargo, en la actualidad nos encontramos en una sociedad en continuo cambio, en la que resulta más útil aprender y desarrollar una serie de competencias que permitan a los estudiantes continuar su aprendizaje una vez terminada su etapa académica.

Maf completoLos puestos de trabajo actuales, como los relacionados con la tecnología o la medicina, no pueden depender de los conocimientos que se han aprendido en la etapa académica, ya que enseguida quedan anticuados y se necesita una actualización. En este punto las competencias se tornan fundamentales, ya que un estudiante que no sea capaz de aprender por sí mismo no será rival para otro estudiante que sí lo haga.

Esto no quiere decir que dejemos de lado los saberes o contenidos fundamentales, para desarrollar dichas competencias se requiere de un marco o contexto de aprendizaje en el que tienen que ser capaces de procesar adecuadamente cierta información que se les proporciona.

Para muchos esto es algo obvio, para otros puede ser algo no tan obvio y que requiere especificar que la información con la que se trabaja es parte de los contenidos fundamentales definidos tradicionalmente (para más información ver este artículo de Philippe Perrenoud).

La metodología de aula que adoptamos en nuestras actividades y proyectos permite trabajar las 7 competencias clave de una forma natural. A continuación resumimos la forma en la que nuestras actividades ponen en práctica estas competencias:

Anita-jugando

1. Competencia en comunicación lingüística. La lengua es un instrumento para el desarrollo de todos los ámbitos del conocimiento humano. Según aumenta nuestra experiencia, nuestras estrategias de comunicación se vuelven más complejas. Comunicarse es algo que se aprende con la práctica, pero comunicarse eficazmente debe trabajarse. Por eso, en nuestras actividades nos centramos en la comunicación eficaz, referida a una comunicación clara, directa y abierta sobre el objeto de comunicación, es decir, sobre lo que queremos transmitir. La comunicación se puede desglosar en:

  • Hablar y escuchar: mediante la metodología de trabajo cooperativa resulta esencial utilizar la lengua para debatir con los otros, tanto para expresarnos como para captar las ideas esenciales que otros expresan.
  • Leer: la investigación es una parte fundamental en cualquier actividad, la lectura de artículos y páginas web es necesaria para poder crear conocimiento sobre el tema.
  • Escribir: la documentación de las actividades está ayudando a expresarnos mediante la escritura.

2. Competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología. En nuestro caso estamos ayudando al conocimiento sobre artefactos tecnológicos desarrollados por el avance de la ciencia. Además, la ciencia y la tecnología se desarrollan gracias a aplicaciones de conocimientos matemáticos, lo que ayuda a aumentar el atractivo de las matemáticas, estudiadas normalmente sin relacionarla con sus aplicaciones directas.

3. Competencia digital. El alumno debe manejar varias herramientas para llevar a cabo las actividades propuestas. Además, debe investigar en Internet a través de los enlaces relacionados que proporcionamos en cada actividad, y de otros enlaces a los que ellos quieran acceder. Con esta ingente cantidad de información procedente de distintas fuentes, promovemos el manejo de los recursos existentes y el ser competente a la hora de utilizar las tecnologías de la información y comunicación como instrumento de trabajo.

4. Aprender a aprender. En nuestras actividades se valoran habilidades de tratamiento de la información, principalmente basadas en el análisis, la interpretación y la obtención de conclusiones personales.  Esto quiere decir que el alumno no sólo debe recopilar información, sino que debe crear de forma crítica conocimiento personal sobre la temática que se trabaja. Para construir conocimiento, el estudiante también debe ser capaz de gestionar cómo conseguir ese conocimiento, siendo consciente del proceso que le ha llevado hasta ello y gestionando dicho proceso (por ejemplo, el tiempo que va a emplear).

5. Competencias sociales y cívicas. En nuestras actividades fomentamos el desarrollo de este tipo de competencias al realizar actividades y proyectos cooperativos, ya que la colaboración promueve la participación en la vida social y profesional de una manera eficaz y constructiva. Se trabaja el desarrollo de valores críticos y la adquisición de destrezas de análisis social, durante la observación y valoración del progreso grupal en el proyecto. Además, nuestros proyectos ayudan al desarrollo emocional de los alumnos, ya que aumentan la autoestima al tratarse de proyectos prácticos que finalizan con la construcción de algo que funciona, y favorecen la empatía y demás habilidades interpersonales gracias a la adopción de diferentes perspectivas (poniéndose en el lugar de otros compañeros).

6. Sentido de iniciativa y espíritu emprendedor. Respecto a esta competencia, rescatamos la necesidad de desarrollar una motivación y actitud positiva hacia el cambio y la innovación, siendo capaces de alcanzar el éxito en las tareas emprendidas. Con nuestras actividades y proyectos de creación propiciamos un ambiente adecuado para el desarrollo de esta competencia, trabajando la creatividad como una parte fundamental en la creación de proyectos.

7. Conciencia y expresiones culturales. Esta competencia también se trabaja con nuestras actividades, ya que normalmente están relacionadas con inventos importantes para la historia de la humanidad. En general, cualquier proyecto que consista en la creación de algún artefacto que ha generado un cambio en la vida diaria de nuestra cultura y/o de otras culturas es adecuado para promover conciencia cultural. Además, el trabajo en grupo también permite adquirir conciencia cultural al ser partícipes de cómo se trabaja en grupo (procedimiento similar y a la vez diferente en otras culturas).

Con el cambio de leyes de educación puede no quedar muy claro un asunto: ¿qué diferencia hay entre las competencias básicas (LOE) y las competencias clave (LOMCE)? La finalidad de establecer una educación basada en competencias es la misma en ambas leyes: garantizar el aprendizaje permanente siguiendo las directrices europeas.

  • La diferencia principal entre ambas propuestas (LOE y LOMCE) se debe a que estas últimas tienen una terminología más parecida a la propuesta a nivel europeo.
  • La diferencia principal entre la propuesta en el currículo oficial actual (LOMCE) y la propuesta europea, es que en la segunda se contemplan 8 competencias en lugar de las 7 que incluye el currículo español. Esto se debe a que Europa hace una distinción entre comunicación en la lengua materna y comunicación en lenguas extranjeras.

Un comentario

  1. Pingback: ¿Cómo trabajamos las competencias...

Los comentarios están cerrados.